Inicio
English
Portugues
Mapa de sitio
Web Mail
 
    Filtros multimedia
     
Menu Filtros multimedia  
     
  Aplicaciones Relacionadas
     
   
Tratamiento de agua para bebidas
 
Tratamiento de agua industrial
 
Tratamiento de agua para industria minera
 
Reuso de agua
 
Potabilización de agua en comunas y municipios
 
Desalinización de agua de mar
 
Clarificación de aguas y efluentes
 
Remoción de Fosfatos
 
Remoción de Mejillón Dorado
 
Recuperador Concentrado de Osmosis Inversa
 

  Librería Técnica Relacionada
     
   
 
 
 


 
 
 

Los filtros multimedia generalmente están compuestos por varias capas de medios filtrantes de diferentes densidades y tamaño de partículas, acomodados uno sobre el otro, o en algunos casos específicos de medios de última generación de alto rendimiento, pueden llegar a usarse solo un medio de origen zeolita.

En general se utiliza antracita, granate y arena, acomodados de arriba hacia abajo en ese orden. En la base se coloca grava como soporte de los demás medios filtrantes. Luego de un ciclo se retrolava el filtro con agua a un caudal un 20-25 % mayor que el caudal de circulación normal, para permitir que durante el lavado el lecho se expanda y se reacomoden los medios filtrantes. También se puede inyectar aire en el tanque desde la parte inferior para aumentar la turbulencia y acelerar la expansión del lecho. Los ciclos pueden durar entre 12 y 24 horas (autonomía) dependiendo del diseño del filtro, y los retrolavados duran entre 15 y 60 minutos; durante ese tiempo no se produce agua filtrada, por lo que es recomendable, en caso de necesitar una provisión ininterrumpida de agua, contar con un tanque de almacenamiento de agua tratada para abastecer al proceso posterior.

Es recomendable, en el caso de agua clorada como fuente de alimentación, la decloración sea posterior a esta etapa, así de esta forma mantener las condiciones bacteriológicas del filtro.

MEDIOS FILTRANTES ESPECIALES

ANTRACITA

Debido a su densidad única, la antracita puede utilizarse en filtros multimedia. Con una densidad de 0,8 gr/cm3, es adecuada hidráulicamente y quedará por encima de los medios más pesados como la arena o granate, brindado así una capa de prefiltración. Esto representa corridas más largas y menor pérdida de carga, sin mencionar la reducción de retrolavados lo que se traduce en un enorme ahorro de agua para esta etapa.

GRANATE

Es un medio filtrante granular de alta densidad y dureza. Se utiliza normalmente como la filtración más fina de un sistema de filtración con una cama multimedia con flujo hacia abajo. Esta condición estable de granos grandes por encima de los más finos se logra utilizando materiales de diferentes tamaños y pesos específicos. El granate con su alto peso específico de 4.0 forma la capa más baja de granos finos y su tamaño efectivo de 0.3 mm puede filtrar hasta un rango de 10-20 micrones.

TURBIDEX / FILTER-AG

Un nuevo sistema de filtración por medios, mucho más efectivo que los anteriores, es el filtro Turbidex, está compuesto por un relleno mineral de aluminosilicatos de superficie irregular y gran porosidad que provee un excelente rendimiento en la filtración de sólidos suspendidos.

Turbidex permite un filtrado más profundo que los métodos de filtración convencionales, reteniendo partículas en un rango de 3 a 5 micrones. Estos resultados se obtienen, no solo por separación física sino también por absorción electrostática, floculación e intercambio iónico. Como resultado del paso por el filtro Turbidex, el agua producto alcanza un valor de turbidez de menos de 0,1 NTU.

Una de las principales ventajas del filtro Turbidex es que el agua no requiere métodos adicionales de filtración para ser apta para el uso, como suele ocurrir con los filtros multimedia o de arena, luego de los cuales es necesaria la incorporación de otros filtros.

Por otra parte, esta tecnología permite disminuir los costos de químicos y cartuchos para filtros, además de la limpieza y vida útil de membranas de equipos aguas abajo del filtro Turbidex. Otra ventaja es la simplicidad de trabajar con un solo medio filtrante y no capas de diferentes medios, con diferentes densidades, pesos, embalajes.

En el diseño de un filtro es importante tener en cuenta la autonomía, la velocidad lineal de circulación del fluido (entre 12 y 30 m/h), la altura del lecho (alrededor de 1 m), la altura disponible para la expansión del lecho (0,3 - 0,5 m), la proporción del medio filtrante y la capacidad de la bomba para generar la presión suficiente, trabajando tanto al caudal de servicio como al de retrolavado.

Para mayor información ingrese a www.turbidex.com