Water treatment for irrigation

Los problemas más importantes asociados a la calidad del agua de riego son la salinización y sodificación del suelo. Ambos procesos son consecuencia del aporte de sales durante el riego y el aumento de la concentración de la solución del suelo, cuando el agua es absorbida por el cultivo y ocurre evaporación desde la superficie.

En función a esta problemática, el departamento de ingeniería de Unitek desarrolla una línea específica para este tipo de aplicaciones (ósmosis inversa). Los diferentes modelos dependen del tipo de agua a tratar, y el cultivo a regar. Los costos operativos de tratamiento de agua para riego pueden variar, desde $ 0,05 a $ 0,5 los 1000 lt.

La baja de precios a nivel mundial de los insumos de tratamiento de agua, y el aumento del combustible, hacen que cada día se más rentable el tratamiento de agua in situ, ya que el transporte de agua ha dejado de ser una alternativa rentable.

PROBLEMATICA

Los resultados de evaluaciones realizadas en campos de productores y recopilación de antecedentes nacionales e internacionales, destacan que la magnitud de los efectos dependerá de las características del suelo y cultivo a regar, de las condiciones climáticas, de la intensidad y frecuencia del riego, del manejo de suelo y del cultivo, y del riego utilizado.

Existen antecedentes de incrementos en la conductividad eléctrica (CE), relación de adsorción sodio (RAS), pH y porcentaje de sodio intercambiable (PSI). El riego con aguas con elevada relación entre bicarbonatos y calcio más magnesio, ha producido un deterioro de las propiedades del suelo, dando lugar a precipitación de los cationes divalentes e incrementos del PSI. El concepto de Carbonato de Sodio Residual (CSR) tiene en cuenta los contenidos de carbonatos y bicarbonatos, los cuales pueden regular el efecto del sodio. Aguas con CE inferior a 0,5 dS m-1, particularmente por debajo de 0,2 dS m-1, favorecen la lixiviación de sales, minerales e incluyendo al calcio, con efecto sobre la estructura del suelo y reduciendo notablemente la infiltración. La formación de costra superficial dificulta la germinación y emergencia del cultivo. El exceso de sodio de intercambio origina un deterioro de la estructura, con reducción de la permeabilidad. Los cambios en densidad aparente de la capa superficial, dependen fundamentalmente del tipo de suelo En los casos en los cuales hubo incremento en densidad aparente, éste ocurrió en suelos pocos profundos, con drenaje impedido, horizonte textural con alto contenidos de arcilla y cercano a la superficie.